Clínica Dinamo Fisioterapia interior detalle encuentro vigas de abeto

Clínica Dinamo Fisioterapia

LIQE arquitectura
Fotografía de Nando Iglesias

Descripción de Clínica Dinamo Fisioterapia

La propuesta nace de la solicitud de minimización de los recursos consumidos en la reforma, con especial énfasis en la reducción de las necesidades de compartimentación, muy condicionadas por la geometría del local y el programa, que requiere la instalación de dos cabinas de tratamiento, un área de rehabilitación, un oficio - cambiador y un aseo adaptado.
La solución consiste en la instalación de dos cajas de madera de abeto, giradas respeto a la envolvente, limpias en volumen, sin quiebros, contrastando con el perímetro existente. Una aloja las consultas y otra los pequeños espacios de servicio.
El giro conjunto de ambas cajas, con un único gesto, soluciona los espacios de circulación alrededor de las mismas: recepción abierta al exterior y espera más recogida, corredor de gran anchura y poca longitud y, en el espacio sobrante, el área de rehabilitación, que se formula como espacio diáfano común separado únicamente con una corredera translúcida.
Constructivamente, y relacionando el local con el mundo de lo físico, de la estabilidad y el asentamiento, se resuelven las cajas mediante vigas macizas de madera de abeto, apoyadas unas sobre las otras, a modo de construcción tradicional de cabañas, marcando expresamente la articulación entre elementos con el propio sistema constructivo: simple y efectivo.
Las zonas comunes eliminan interiormente su presencia mediante el empleo de pavimento de microcemento y envolvente de tablero de celulosa cemento en color blanco.
Exteriormente, el mismo criterio de minimización de recursos nos lleva a conservar el acabado cilíndrico de los pilares existentes, aceptando el situado en la esquina y forrando los otros dos, creando nuevamente dos cajas de madera de pino tratada en autoclave que aprovechan la posición original de parte de los escaparates existentes y destacan la clínica en un entorno desordenado y caótico.
Valoraciones de este proyecto
No hay valoraciones en este proyecto

Otros proyectos que te pueden interesar

Otros proyectos

Viviendas aisladas 

CERDIDO

Emplazamiento: Cerdido, A Coruña Superficie construida: 218,39 m2 Número de plantas: Planta baja + semisótano Número de dormitorios: 3 Número de baños: 2 Arquitectura: Domohomo Design,S.L Se proyecta un volumen en planta baja con un gran porche en L sobre un semisótano para adaptarla al terreno. Esta construida con estructura de entramado con madera laminada, revestida con la combinación de madera de pino teñida en porche y compacto fenólico en fachada ventilada del resto de la vivienda.

Viviendas aisladas 

Casa Passivhaus en Biduído

La vivienda Passivhaus, ubicada en Biduído de Arriba, una pequeña aldea próxima a Santiago de Compostela. El edificio se diseña en planta con forma de L para lograr la mayor longitud de fachada con orientación Sur y SurOeste, aprovechando al máximo las ganancias solares y la comunicación con el jardín. La vivienda se construye con materiales de bajo impacto ambiental, muros de madera contralaminada (CLT de pino de Galicia) y aislamientos naturales de lana de roca para el SATE y las fachadas acabadas en piedra. Las carpinterías son de PVC y triple vidrio de altas prestaciones para mejorar el comportamiento energético de la vivienda en el clima de la zona, con inviernos fríos y veranos cálidos. Para mejorar el comportamiento térmico en verano se ha diseñado un porche perimetral a la casa hacia el jardín y unas contraventanas de lamas de madera fijas colocadas por el exterior de las ventanas que mitigan la incidencia del sol en los meses más calurosos. La climatización de la casa se suministra a través del aire de ventilación mecánica con recuperación de calor y una batería eléctrica de postratamiento para lograr el máximo confort.

Viviendas aisladas 

Casa Passivhaus en Castrelo de Piñeiro

La vivienda Passivhaus, ubicada en Castrelo de Piñeiro, es una reconstrucción que se asienta sobre los vestigios de unos muros de piedra que han sobrevivido al paso de los años, los cuales recuperamos y completamos con estructura y piel de madera. Estos muros determinan la orientación de la vivienda, lo que condiciona su eficiencia energética. La edificación se divide en dos volúmenes orientados al Norte hacia la calle y las espectaculares vistas, y al Sur hacia el pequeño jardín. La base de esta casa pasiva son los materiales autóctonos. Para completar los muros de piedra existentes utilizamos madera de castaño y de eucalipto tanto en la estructura como en la envolvente, que junto con el aislamiento mineral ayudan a optimizar las condiciones de confort interior. Las carpinterías son de madera y triple vidrio de altas prestaciones para mejorar el comportamiento energético de la vivienda en el clima extremo de la zona, con inviernos muy fríos y veranos cálidos. El diseño de los huecos de las fachadas respeta el estilo de las construcciones tradicionales de su entorno y viene determinado por las trazas preexistentes en los muros. Debido a las necesidades de captación solar, estos huecos se adaptan en la fachada Sur. Más que una vivienda familiar, este proyecto quiere formar parte de la vida de la zona y convertirse en un motor económico siguiendo los principios de la economía circular, implicando para su construcción a los profesionales y los recursos naturales del propio entorno.

Viviendas aisladas 

CERDIDO

Emplazamiento: Cerdido, A Coruña Superficie construida: 218,39 m2 Número de plantas: Planta baja + semisótano Número de dormitorios: 3 Número de baños: 2 Arquitectura: Domohomo Design,S.L Se proyecta un volumen en planta baja con un gran porche en L sobre un semisótano para adaptarla al terreno. Esta construida con estructura de entramado con madera laminada, revestida con la combinación de madera de pino teñida en porche y compacto fenólico en fachada ventilada del resto de la vivienda.

Más proyectos de LIQE arquitectura

Cafeterías Restaurantes 

Gastrobar Paseo Alfonso XII

El Paseo de Alfonso XII es uno de los enclaves más significativos de la ciudad de Vigo: puerta de salida hacia Baiona, supone el mejor mirador sobre la ría con el que cuenta el Casco Vello. El que antaño había sido un auténtico espacio de paseo, se convirtió con los años más en lugar de paso, ocupado en gran medida por los coches y autobuses debido a la inevitable importancia que tiene en la red viaria de la ciudad. Aun así, las obras de mejora de cara a los peatones y la apertura de sucesivos locales de ocio ocurridas en los recientes años, vienen revirtiendo esa situación, devolviéndole parcial y progresivamente su originario carácter peatonal. El proyecto parte de estas premisas, creando un espacio de estancia y reunión que al limitarse inferior y superiormente permite su expansión en horizontal, mediante la liberación de las paredes laterales generando una franja inferior de uso que juega con la línea del horizonte del paisaje exterior. Todo bajo un techo texturizado que se ve atravesado por la luz, vinculado a ese exterior que una vez fue alameda de estancia, uso que hoy en día precisa acogerse en un interior. Esta combinación de factores supone un avance sustancial en la percepción del reducido espacio del local, y permite a la vez la incorporación libre de la expresión de los propietarios, a través de la posible pintura mural en el lateral principal, y el empleo de la pared contraria como posible expositor de cuadros de artistas locales. Se retranquea la fachada principal, devolviéndole su carácter original, al tiempo que nos permite liberarnos en el diseño de la nueva fachada. Creamos además un porche que aprovecha las ventajas del exterior a cubierto, filtrando la intimidad del local, con el que se comunica visualmente a través de un gran hueco acristalado. El diseño y disposición del mobiliario se inspira en las tabernas tradicionales empleando madera de pino en bruto combinada con elementos en blanco, para aligerar la carga espacial que suponen la acumulación de sillas en combinación con la ocupación propia del local. Se combinan tres posiciones para los usuarios, con mesa alta, baja o media; para muchas posibles estancias: una caña rápida con unos pinchos después del trabajo, un café relajado en los asientos acolchados del banco corrido, o un refresco en la terraza a la sombra en las tardes de primavera . La irregular geometría del local condiciona el resto de espacios, especialmente los técnicos; que se encajan uno con los otros en un ligero rompecabezas que permite crear un espacio de atención amplio, con movilidad suficiente para los trabajadores y con servicio completo para cafetería, cervecería y pinchos. En este sentido, se aprovecha un desnivel previo existente en el local para situar bajo el suelo de la barra los barriles de las distintas cervezas, permitiendo aprovechar al máximo el local.

Cafeterías Restaurantes 

Gastrobar Paseo Alfonso XII

El Paseo de Alfonso XII es uno de los enclaves más significativos de la ciudad de Vigo: puerta de salida hacia Baiona, supone el mejor mirador sobre la ría con el que cuenta el Casco Vello. El que antaño había sido un auténtico espacio de paseo, se convirtió con los años más en lugar de paso, ocupado en gran medida por los coches y autobuses debido a la inevitable importancia que tiene en la red viaria de la ciudad. Aun así, las obras de mejora de cara a los peatones y la apertura de sucesivos locales de ocio ocurridas en los recientes años, vienen revirtiendo esa situación, devolviéndole parcial y progresivamente su originario carácter peatonal. El proyecto parte de estas premisas, creando un espacio de estancia y reunión que al limitarse inferior y superiormente permite su expansión en horizontal, mediante la liberación de las paredes laterales generando una franja inferior de uso que juega con la línea del horizonte del paisaje exterior. Todo bajo un techo texturizado que se ve atravesado por la luz, vinculado a ese exterior que una vez fue alameda de estancia, uso que hoy en día precisa acogerse en un interior. Esta combinación de factores supone un avance sustancial en la percepción del reducido espacio del local, y permite a la vez la incorporación libre de la expresión de los propietarios, a través de la posible pintura mural en el lateral principal, y el empleo de la pared contraria como posible expositor de cuadros de artistas locales. Se retranquea la fachada principal, devolviéndole su carácter original, al tiempo que nos permite liberarnos en el diseño de la nueva fachada. Creamos además un porche que aprovecha las ventajas del exterior a cubierto, filtrando la intimidad del local, con el que se comunica visualmente a través de un gran hueco acristalado. El diseño y disposición del mobiliario se inspira en las tabernas tradicionales empleando madera de pino en bruto combinada con elementos en blanco, para aligerar la carga espacial que suponen la acumulación de sillas en combinación con la ocupación propia del local. Se combinan tres posiciones para los usuarios, con mesa alta, baja o media; para muchas posibles estancias: una caña rápida con unos pinchos después del trabajo, un café relajado en los asientos acolchados del banco corrido, o un refresco en la terraza a la sombra en las tardes de primavera . La irregular geometría del local condiciona el resto de espacios, especialmente los técnicos; que se encajan uno con los otros en un ligero rompecabezas que permite crear un espacio de atención amplio, con movilidad suficiente para los trabajadores y con servicio completo para cafetería, cervecería y pinchos. En este sentido, se aprovecha un desnivel previo existente en el local para situar bajo el suelo de la barra los barriles de las distintas cervezas, permitiendo aprovechar al máximo el local.

© FINSA, 2020CookiesConfiguración de CookiesLegal y privacidadContacto