Iker y Joaquín llevan la madera muy dentro. Cada uno a su manera, sus respectivos proyectos, IG Karratu y Fucking Wood, son un buen ejemplo de ello. Y esta entrevista, una buena demostración.

Hoy vamos a saltarnos un poco el protocolo, sin que sirva de precedente. Y, en vez de leer las respuestas de nuestros protagonistas, queremos empezar haciéndote una pregunta. Así, sin rodeos: ¿crees que la tradición está reñida con la innovación?

Los proyectos (y las palabras) de Iker y Joaquín nos hablan de dos formas de trabajar con la madera. Dos puntos de vista. Dos ópticas. Diferentes, pero complementarias. Y es que lo que hoy es innovador mañana puede convertirse en vintage. Lo que hoy es vanguardista mañana será old school. Porque todo forma parte de un proceso en el que lo único fundamental es la madera.

“La madera es un es un material honesto”, en palabras de Iker, y emplearlo “en el siglo XXI” como hacen en IG Karratu es, de nuevo, volver a recuperar toda esa necesidad que tenemos, como seres vivos y como parte de la naturaleza, de sentir que el bosque nos protege y que lo utilizamos sabiamente”.

En la misma línea, Joaquín afirma que para él es “el material más noble”, lo que le hace sentirse realmente orgulloso de poder trabajar con él como elemento de base para todos los proyectos a medida que ven la luz en Fucking Wood.

Iker Gómez Iborra, cofundador y arquitecto de IG Karratu Arkitektura

Darle ese protagonismo a la madera es devolverle, en una pequeña parte, todo lo que nos ha aportado en el pasado, nos sigue aportando en el presente y nos seguirá aportando en el futuro. Porque, según Iker, “al final, los árboles y los bosques nos han permitido sobrevivir y nos han dado protección. Entonces el empleo de madera tiene esa connotación de ayuda y de interrelación entre nosotros y la madre tierra”.

Eso sí, hay que prestarles la atención y el cuidado que merecen. Porque, como comenta Iker, actualmente “hay un problema con los bosques. Tenemos un problema tremendo porque nos hemos abandonado a nuestra suerte económica en los últimos 100 años. Llevamos un par de siglos en el que nos hemos desinteresado por el bosque y por todo lo que aquello aporta”, cuando, en realidad, “unos bosques que bien tratados y con la paciencia adecuada nos van a permitir desarrollar una sociedad para el siglo XXII”.

Una sociedad que ahora mismo tiene en la sostenibilidad uno de sus pilares de desarrollo, y que lo seguirá teniendo en las próximas décadas. En ese sentido, para Joaquín el buen uso de la madera será una de las claves, ya que “es un material tremendamente agradecido porque no requiere apenas proceso de mecanización, industrialización, tratamientos químicos... Tiene una carga de contaminación y de industrialización muy bajas. Entonces, como producto sostenible, es muy bueno para el medio ambiente”.

Joaquín Llamas Mata, cuarta generación de ebanistas de la familia Mata.

Pero, aunque a veces parezca lo contrario, no todo es madera en esta vida. Por las salas de máquinas de IG Karratu y de Fucking Wood rondan infinidad de materiales que se van uniendo con la madera en función de las necesidades técnicas o estéticas. Entre otros muchos, telas, cristales y metales, en el caso de Joaquín; cerámicas y aceros en el caso de Iker, quien hace una pequeña, pero necesaria, puntualización: 

“lo que es importante es saber qué se está empleando para cada caso, porque lo mismo que la madera puede responder a distintas condiciones exteriores” el resto de materiales también lo hacen.

Bueno, ¿y de entre todos los materiales del mundo, nadie va a nombrar a los tan temidos plásticos? Sí, Iker, pero para bien: “a pesar de la mala fama, los plásticos son fundamentales para la edificación y para la vida actual”.

El taller de Fucking Wood en la actualidad.

Unas edificaciones que, según Iker, pueden durar 10, 20 o 200 años “según la calidad de la mano de obra”. Para estar más cerca de los 200 que de los 10 “es fundamental tener una red de gente que sea confiable, que sea metódica, que le guste y que sienta también la misma pasión por el trabajo bien hecho y por una buena ejecución y una buena calidad”. Para él, “es fundamental tener gente que entienda la madera del mismo modo que la entiendas tú”.

Es esa base de entendimiento y colaboración sobre la que se sustentan también los proyectos de Joaquín, quien tiene muy claro que “siempre que encuentras a alguien en el que puedes confiar tienes que agarrarlo fuerte y confiar en él y pasarle todo el trabajo que puedas porque él va a hacer lo mismo contigo”.

Iker, en bicicleta, haciendo su recorrido diario a las oficinas de IG Karratu.

Ahora vamos a poner la mirada en el futuro. En uno no muy lejano. En uno que es casi el presente. La madera lleva mucho entre nosotros y “va a estar aquí muchas generaciones posteriores a nosotros” porque como un material, con un buen uso, es prácticamente indestructible” y es por eso que, para Joaquín, “es importante que tanto las grandes empresas como los pequeños nos preocupemos de eso, de mantenerlo”.

“Tenemos un patrimonio edificado de madera que tiene muchos siglos y que tenemos que seguir manteniéndolo”, afirma Iker. Quien defiende que “ese patrimonio edificado de madera no se construye de la noche a la mañana, sino que necesitamos siglos para que se puedan desarrollar los bosques que nos permitan recuperar todas esas estructuras. Ese trabajo de siglos requiere una técnica, requiere conocimientos, requiere dedicación y pasión”.

Joaquín en pleno proceso de trabajo.

Lo mismo que sus oficios, el de arquitecto y el de ebanista, respectivamente, en los que la pasión juega un papel muy importante. “La gente que sienta pasión o que tenga alegría por una por una profesión, que sigan su pasión”, anima Iker.

Para Joaquín, el suyo es un trabajo “muy laborioso, muy pesado, muchas horas con no siempre gratos resultados. Pero sí que es verdad que cuando te esfuerzas y cuando haces un trabajo con todo tu amor y con toda tu ilusión y ves el resultado final, el resultado final te llena. Merece la pena porque es un trabajo que no solo a tu vista, sino a la del público y el resto de gente en general le dice ‘guau, qué bonito’. Si encima tienes la suerte de haberlo podido hacer tú, qué mayor satisfacción hay que esa, ¿no?”.

Iker bocetando uno de los nuevos proyectos de IG Karratu

Y con la satisfacción de haber podido entrevistar a estos dos grandes profesionales y mejores personas nos despedimos hasta la próxima entrega de wood2talk, en la que nos acompañarán ¿un ebanista y un carpintero? Hablaremos de ¿puertas de madera y casas de madera? Te traeremos ¿herramientas de ebanistería? De momento no te vamos a hacer spoiler, pero te animamos a que te suscribas a nuestra newsletter para mantenerte al día y nos sigas en Instagram, Facebook y LinkedIn, y te pases de vez en cuando por nuestra web para no perderte nada de nada de nada.

¡Únete a la comunidad!
woodiswood
Inspírate y conecta con otros profesionales.
Hecho con amor en Galicia

Entérate de todo lo que pasa:

Suscríbete a nuestra Newsletter y entérate de las novedades de la comunidad.