1. Inicio
  2. Blog
  3. Expertos en madera
  4. El proceso de hacer un mueble a medida con Nárdiz estudio

El proceso de hacer un mueble a medida con Nárdiz estudio

  1. Inicio
  2. Blog
  3. Expertos en madera
  4. El proceso de hacer un mueble a medida con Nárdiz estudio

El proceso de hacer un mueble a medida con Nárdiz estudio

Carlos Nárdiz empieza a diseñar un mueble a medida con una buena conversación con el cliente. Conocer qué necesita es el origen de sus mesas de madera y metal. Después escoge la madera adecuada y se pone manos a la obra en su taller.

Conozcamos más en detalle cómo es su proceso de trabajo.

Sus trabajos son por encargo, los clientes le contactan porque han visto alguno de sus trabajos y quieren algún mueble similar para su casa o para su negocio.

Este diálogo inicial con el cliente es muy importante, a veces se puede alargar hasta el mínimo detalle y, en otras ocasiones, es casi instantáneo, con una fe mágica por parte del cliente”, comenta Carlos.

Para hacer las mesas a medida de madera y metal que son su seña de identidad, debe proveerse después de la materia prima.

“Para la madera busco en aserraderos si tienen piezas ya secas que me sirvan o en otros distribuidores donde ya tienen siempre la madera a una humedad apta para su manipulación.”

“Para el metal ahora voy a almacenes de la provincia. Al principio, pasaba horas rebuscando en chatarrerías piezas que me sirvieran, aunque lleva más tiempo dejar ese metal listo para trabajar con él”.

Lo siguiente es adentrarse en el taller y ¡manos a la obra!. “Con la madera toca cepillar, cortar, engalletar, encolar, volver a cepillar, lijar, encerar, etc. Con el metal: cortar, soldar, repasar, pulir, limpiar, pintar. Y además calcular, claro: estabilidades, cargas.” Un sinfín de tareas que ha ido aprendiendo con el tiempo, a base de experimentación y acumulando horas de trabajo y experiencia.

Hace partícipe de todo el proceso al cliente: “Algunos de ellos son ya amigos, antes de mandar una mesa terminada el cliente puede venir a verla o si es para fuera de Galicia siempre mando fotos y videos, si algo no gusta se puede cambiar. Por otro lado trabajo cada mesa de manera individual, primando la calidad y atendiendo al detalle, la originalidad me parece fundamental.”

Este trato cercano con el cliente es un gran valor diferencial.

Así llegó al oficio y adquirió maestría

Si deseas encargar algún mueble a medida, conocer la trayectoria de Carlos es garantía de estar en buenas manos.

Ya de niño jugaba con listones de madera en el estudio de pintura de su madre.

Andando el tiempo se formó en diseño industrial y se empapó con toda la historia del diseño de mobiliario surgido de la Revolución Industrial, cómo se trataban los materiales y su evolución en el siglo XX. 

“Siempre tuve la necesidad de desarrollarme profesionalmente en algo tangible, que pudiese tener delante, por eso cursé también el ciclo de protésico dental, que aunque no lo parezca tiene muchas similitudes con el trabajo con la madera, y me sirvió como base para partir desde los detalles a un conjunto  más amplio de la pieza”

“Cuando necesité una mesa de comedor no dudé en acercarme al aserradero y comprar las maderas que tuviesen por allí, luego les haría unas patas uniendo listones con puntas y cola y más o menos ya tenía la mesa que quería. Todo era muy rudimentario.”

“Después de esa mesa algún familiar y amigos quisieron la suya, entonces compré una pequeña máquina de soldar para hacer las estructuras en metal, busqué aserraderos y puntos de venta de maderas, y bajo un toldo en la parte de atrás de la casa de mis padres empecé a aprender este oficio a base de prueba y error.

Desde entonces han pasado unos cinco años y muchas mesas a medida han salido de su taller, que ha tenido que crecer cuando han llegado encargos que han supuesto un auténtico reto.

“ En junio del año pasado contactaron conmigo de una bodega en el Pazo de Toubes y me encargaron muchas mesas, varias estanterías, barras para cóctel, etc. Yo no estaba preparado a nivel logístico, tuve que trasladar el pequeño taller a una vieja nave de 300 m², comprar más maquinaria y pedir ayuda a algún amigo. Al final todo salió bien y eso me ha permitido asumir nuevos proyectos.”


Trabajar con madera es maravilloso

 “La madera exige una relación muy intensa, no puedes olvidarte de ella porque puede tomar sus propias decisiones. Le afecta la temperatura, la humedad, hay especies de madera más o menos porosas, tienes que tener en cuenta el destino final del mueble. En Madrid por ejemplo, la humedad es muy inferior a la de Galicia, si la madera no se va de aquí bien seca y habiendo estado en un lugar seguro, es probable que cuando llegue allí al perder humedad sufra cambios dimensionales o aparezcan pequeñas grietas que se mantendrán estables en el tiempo. Esto es a veces inevitable y hay que tomarlo como una variante natural de todo el proceso cuando se trabaja con madera maciza”, nos transmite Carlos. 

¿Por qué elegir madera frente a otros materiales?

“ La madera es un material maravilloso. Lo tienes siempre cerca, puedes adaptarlo a tus necesidades. Tiene unas propiedades que lo han hecho perdurar desde que el ser humano empezó a necesitar construirse herramientas y un lugar donde resguardarse. Además hay algo poético en habitar con la madera, porque en parte nosotros somos y seremos parte de la madera. Es importante hacer un uso sostenible de ella, mediante talas controladas y con procesos estrictos de reforestación.”

“Creo que la madera está en auge, tanto en grandes construcciones como en pequeños muebles. Es un material atemporal y eso es de un valor incalculable.”

“A veces intentas hacer una mesa con un nivel de perfección elevado, cuidando cada aspecto en cuanto a acabados, dedicando cientos de horas, y al terminar piensas que quizá una máquina hubiese hecho lo mismo en mucho menos tiempo. Al final optas por dejar marcas del aserrado original y probar con texturas diferentes. Hay que tener en cuenta que una mesa nos va a acompañar muchos años y en muchos casos toda la vida, y me parece necesario que esa vida se vea reflejada en ella, a mi personalmente no me importan las marcas de uso, es como un mapa del paso del tiempo.”

Supongo que un buen diseño sería viajar al futuro y preguntarle al dueño de la mesa después de unos cincuenta años y que te diga, todo está bien.”

Y esto es lo que sucede cuando encargas un mueble a medida con Nárdiz Estudio, una experiencia única en la que merece la pena embarcarse.

Queda recogida en este video su forma de trabajo y la pasión con que afronta cada nuevo reto.

¡Suscríbete
a nuestra Newsletter!